Deténgase donde encuentre, servido en el aire, un delicioso banquete de fritanga, porque ha llegado al edén de la longaniza y a un retacito de suelo boyacense con uno de los mejores climas